Y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio.

Cecil Beaton, Maya Plisetskaya, 1964
  • 9 August 2013
  • 33