Y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio.

E. J. Bellocq, Storyville, ca. 1912
  • 1 March 2011
  • 6